All for Joomla All for Webmasters

679 57 12 60    -   info@aislaecotres.com

Aislamiento Termico Techo con Celulosa

Un 70% de la pérdida de energía de una casa se produce por el techo. Aislar térmicamente las paredes es siempre muy importante, pero realizar un buen aislamiento térmico del techo es fundamental.

 

Aquí mostramos el caso del aislamiento térmico de la techo en una vivienda. Esta vivienda fue construida sin ningún tipo de aislamiento térmico específico. En verano se produce un gran problema de exceso de calor en toda la vivienda, y mientras que en invierno la calefacción se convierte en un gasto importante de calefacción. Por encima de todo tenemos una falta de confort tanto en verano como en invierno.

En la mayoría de los casos realizamos el aislamiento de un tejado inclinado abriendo por las tejas o por el lateral de la casa. La actuación es rápida y la mayor complicación nos la puede causar una distribución complicada de los tabiques conejeros que nos encontramos. A pesar de todo, en la mayoría de los casos el aislamiento se hace un sólo día y sin molestias para las personas de la casa.

La celulosa la insuflamos usando la misma maquinaria que en insuflado de las paredes, sólo que trabajamos a mucha menos presión. Normalmente se busca aplicar un espesor de unos 25 centímetros a toda la superficie.

En ciertos casos también existe la posibilidad de aplicar el aislamiento térmico con la celulosa proyectada, para ello necesitamos que haya una altura suficiente de trabajo para incidir con la pistola de proyección a 90 grados.

Las propiedades de la celulosa son muy buenas para el aislamiento del frío, pero son inmejorables para el aislamiento térmico del calor del verano. La capacidad de mantener el aire fresco en las habitaciones abuhardilladas aislando con celulosa es muy superior a cualquier otro material.

Para valorar las prestaciones de un aislamiento de cubiertas en verano es fundamental la capacidad de almacenamiento específica de un material, y esto depende de la densidad del material y de la capacidad de transmisión de calor específica.

El aislamiento insuflado consiste en inyectar celulosa  en las cámaras de aire vacías, copactando el material aislante por toda la cámara, obteniendo un sistema de aislamiento sin puentes térmicos que evitara la libre circulación de aire, evitando la entrada de frio o calor, hacia el interior de la vivienda, reduciendo así las perdidas energéticas.
Ejemplo aislamiento insuflado desde el exterior