All for Joomla All for Webmasters

679 57 12 60    -   info@aislaecotres.com

Aislante lana de roca - Aislamiento de lana de roca

Este productos está formado por una red de fibras que aprisionan células de aire seco y estable, este material se compone de un 98 % de basalto y un 2 % de aglutinantes. Su estructura fina y compleja se asocia a unas propiedades aislantes únicas. Se trata de un producto natural, totalmente reciclable.

instalación de aislamiento de lana de roca

Durabilidad y un balance de carbono positivo: la lana de roca es uno de los pocos productos industriales que permite ahorrar más energía, C02 y contaminantes atmosféricos que los consumidos y/o emitidos durante su transformación.

Los balances energético y de carbono de la lana de roca pasan a ser positivos apenas cinco meses después de la instalación de los productos.

Una fabricación controlada ayuda a conservar el medio ambiente: el 98 % de los residuos generados durante la fabricación se reciclan (de ellos, el 100 % de los residuos de lana). Al evitar la utilización de combustibles fósiles no renovables, la lana de roca minimiza la contaminación del aire. ROCKWOOL también dedica una especial atención al agua y utiliza aguas pluviales que son tratadas en un circuito cerrado con el fin de no devolverlas contaminadas al medio natural.

el 98 % de los residuos generados durante la fabricación se reciclan (de ellos, el 100 % de los residuos de lana). Al evitar la utilización de combustibles fósiles no renovables, la lana de roca minimiza la contaminación del aire. ROCKWOOL también dedica una especial atención al agua y utiliza aguas pluviales que son tratadas en un circuito cerrado con el fin de no devolverlas contaminadas al medio natural.

Un ambiente interior sano: la lana de roca ha obtenido la etiqueta finlandesa «M1» por la calidad del aire interior. Dicha etiqueta responde a las exigencias europeas más estrictas, que corresponden a un nivel muy bajo de emisiones de olores, partículas y compuestos orgánicos volátiles.

La lana de roca ha obtenido la etiqueta finlandesa «M1» por la calidad del aire interior. Dicha etiqueta responde a las exigencias europeas más estrictas, que corresponden a un nivel muy bajo de emisiones de olores, partículas y compuestos orgánicos volátiles.