All for Joomla All for Webmasters

679 57 12 60    -   info@aislaecotres.com

Català

Noticias

Tecnología de la arquitectura: aislamiento térmico de última generación, AEROGEL.

El Aerogel, material conocido también como humo sólido, humo helado, humo azul o humo blanco,  descubierto por el científico Samuel Stephens Kistler en 1931, es el mejor aislamiento térmico conocido, utilizado desde la década de los 60 en la industria aeroespacial, que pretende abrirse camino en el mundo de la construcción.

El Aerogel, material conocido también como humo sólido, humo helado, humo azul o humo blanco,  descubierto por el científico Samuel Stephens Kistler en 1931, es el mejor aislamiento térmico conocido, utilizado desde la década de los 60 en la industria aeroespacial, que pretende abrirse camino en el mundo de la construcción.

Estos aerogeles se fabrican utilizando como base sílice (el más habitual), alúmina, óxido de cromo, estaño o carbono. El componente líquido se intercambia por un gas, obteniendo un material sólido de muy baja densidad, unas 15 veces superior a la del aire, pudiendo alcanzar incluso un densidad tan sólo 3 veces superior a la de éste, y una porosidad muy elevada, no inferior al 90%, alcanzando hasta el 99,8%, con un tamaño de poros entre 4 y 20 nanómetros de diámetro, propiedades que le confieren la menor conductividad térmica de cualquier sólido conocido, aunque ésta pueda variar en función del material base utilizado en la fabricación del aerogel.

Anula o minimiza los tres métodos de transmisión de calor: la conducción, la convección y la radiación; obteniendo resultados comparables a los aislamientos térmicos habitualmente utilizados en construcción con espesores muy inferiores, del orden de la mitad.

Se trata de un material de aspecto traslúcido, de gran rigidez, siendo capaz de soportar unas cuantas miles de veces su peso propio, pero de gran fragilidad. Mejora esta última condición al mezclarlo con mantas de poliéster, lanas o fibras, que le sirven de esqueleto y disminuyen su fragilidad.

Su comportamiento ante el fuego también ofrece altas prestaciones, es incombustible, capaz de resistir temperaturas de 1.200ºC.